Variosautores - galiciasuroeste

Title
Vaya al Contenido

Variosautores

Arquivo 2020
por Julio de Castro

        Si prescindimos de estas grandes fábricas, o serrerías mecánicas que la laboriosidad y constancia de unos pocos han fundado a orillas del Miño, y de la Fábrica de loza Artística de los señores Lomba, para honra de La Guardia y su comarca, han establecido en las Cachadas sobre los ricos yacimientos de arcilla refractaria que allí existen, -y de cuyos productos publicamos hoy un hermoso fotograbado- puede decirse, aunque sea triste el confesarlo, que la industria actual guardesa ha retrocedido un gran trecho.
        No hemos de referimos en este artículo ni a la industria de toallas y manteles que establecida en los Telares, existió antiguamente; ni a la tradicional fabricación de cuerdas que siempre existió en La Guardia, y de ella se derivan los nombres de algunas calles como la Cordolería y la Roda, ni la fábrica de Jabón de la Armona fundada por un señor que había hecho su fortuna en Méjico; ni otras varias que tengo en cartera y de las cuales me ocupare otro día.
        Hoy solo trataremos de la industria de las calcetas, por ser la que mayor desarrollo e importancia consiguió alcanzar en nuestro pueblo, pudiendo decir que la Guardia llegó a monopolizar esta industria, no solo en España, sino en Cuba y Puerto Rico. Expediciones diarias salían para Madrid, Barcelona, Valencia, Valladolid, Sevilla, Cádiz, en fin, para todas partes. En esta industria toda España nos era tributaria.
        Ya a mediados del siglo XVIII había alcanzado gran desarrollo tan importante y lucrativa industria, dando ocupación a la mayoría de las familias de La Guardia, Salcidos, Cividanes y Camposantos. Era tal el número de calceteras, que ellas solas, que venían a formar una especie de gremio, costeaban, según costumbre tradicional, las músicas y gaitas del día de Corpus, como se puede ver en una de las actas de aquella época del Ayuntamiento de La Guardia, en la que aparece el acuerdo de los ediles notificando a las calceteras de la jurisdicción para que “contribuyan a sufragar tales gastos según es costumbre”.
        Primitivamente se recolectaba el lino en el país y se hilaba la mayor parte de noche, en las célebres fiadas; pero, a medida que fue aumentando la industria de las calcetas, no era suficiente el lino que se recolectaba en el país y fue necesario traerlo directamente de Rusia, comercio que ejercía en gran escala un tal Ibarra, vizcaíno u oriundo de Vizcaya, quien llegó a adquirir una gran fortuna, pues a él pertenecen, desde la Plaza, toda la manzana de casas donde hoy está el telégrafo hasta cerca de la Iglesia.

       Siguió en aumento la industria y ya no ora suficiente lo que en La Guardia se hilaba, por lo que fue necesario traer la hilaza de Inglaterra. El torcido de la hilaza empezó haciéndose a mano con una especie de fusos, que se colgaban del techo; luego a medida que la industria fue progresando, algunos industriales, los que mejor entendían el negocio, hacían dicha operación con torceduras mecánicas, lo cual supone un evidente adelanto, siendo de los primeros en traerlas D. Manuel Vicente y Portela.
        Una docena de casas de La Guardia dirigían este negocio de las calcetas en la siguiente forma: distribuyen el hilo torcido entre sus calceteras dando un peso determinado a cada una. Al entregar la obra se confrontaba el peso, dando cierta cantidad para mermas, y se pagaban unos dos reales por cada par de calcetas. Reunidas unas cuantas docenas de pares de calcetines se curaban de una manera primitiva, como aún hoy es costumbre hacer con la ropa en La Guardia, blanqueándola el sol, a favor del ozono que espontáneamente se forma en los tendales. Más tarde aprendieron los procedimientos industriales y blanqueaban los calcetines con lejía, que traían en grandes cántaras de barro de Sevilla, emporio entonces del comercio peninsular por el privilegio del comercio con América que el Gobierno injustamente le había concedido en perjuicio de otros puertos.
        Claro es que con esta lejía se blanqueaba pronto y más económicamente, pero lo que ganaba el producto en baratura o blancura lo perdía en resistencia por la alteración que las fibras vegetales sufren en presencia de los álcalis y cloro libre.
        Reunidas unas buenas partidas de calcetas, se planchaban por un procedimiento aún más rudimentario, que consistía en meter los calcetines en unas hormas de madera y golpearlos con seixos, pero bien pronto fue sustituido este primitivo planchado por el planchado mediante prensas especiales, que al mismo tiempo daban cierto brillo a la obra.
      Una vez prensados, se ataban por docenas con dos cintas encarnadas artísticamente dispuestas, y así se empaquetan en cajones muy cepillados y muy bien hechos, faltando solo rotularlos para estar en disposición de poderlos remitir a las principales capitales de la península.
      Las expediciones que iban para el interior las llevaban los carromatos de los maragatos que con tanta frecuencia venían a La Guardia. La salida y entrada de estos carromatos, tirados por diez o doce hermosas mulas, constituían un espectáculo pintoresco y por demás entretenido.
       Sin embargo, la mayoría de las expediciones se efectuaban por Bayona o Vigo.
       Pero la expedición más notable fue una que se hizo directamente de La Guardia à Cádiz en un volanteiro, expedición tan arriesgada como la de las antiguas carabelas cuando iban a Asia doblando el cabo de Buena Esperanza.
       La sorpresa que causó en Cádiz la llegada del volanteiro no es para describirla, y por más de un apuro pasó el vigía gaditano al tener que comunicar la presencia del barco a la vista sin poder decir qué clase de embarcación era aquella por lo pequeña y rara.
Seguía por buen camino la industria de las calcetas y el negocio era tal que algunos invertieron cuatro y seis mil reales en calcetas. Iban con ellas a Sevilla y después de cubiertos los gastos volvían con ocho o doce mil reales, que era un capitalazo en aquella época.
       Un objeto raro vino a perturbar la tranquilidad de los industriales guardeses. El año sesenta y tantos mandan a La Guardia las primeras medias hechas a máquina y los industriales guardeses se burlan de aquellos tubos sin talón ni forma de media. Aquello no podía competir con sus calcetas, pero pasan los años y aquellos tubos se perfeccionan, y las demandas de calcetas van disminuyendo, y para vender hay que bajar los precios, y poco a poco la industria va decayendo hasta que murió del todo.
       Así terminó una industria que pudo ser un filón de oro para La Guardia. Si en vez de reírse de aquellos tubos, se traen máquinas, hoy La Guardia sería un gran centro industrial.

Julio de Castro
Abril de 1912
 
 
 

 
 
 
 
Carnaval 25 de febrero de l926
por Teodosio Sesto
 
Teodosio Sesto

Consumatum esh.- El carnaval se ha muerto.-Pero antes de dirigiros la palabra, mis conspicuos y si que también queridísimos oyentes y oyentes, tengo que pediros un ruego o una súplica, y éste ruego y ésta súplica es la de que guardemos tan solo medio minuto de silencio........ Gracias.... este medio minuto de silencio, ha sido consagrado por entero, a una vida que se extingue, a una vida que se va, a la vida del Carnaval, que es nuestra propia vida......
 
     CARNAVALORUM QUIVES.-CARNAVALORUM COVIS.- CARNAVALORUM APRETAVIS.- He aquí los nombres dados al domingo, lunes y martes de Carnaval por nuestros primeros padres los Adanes.
 
      CALABERNIS COQUIS.- que traducido al castellano por un eminente psicólogo alemán, quiere decir arroz con croques.
 
      No creáis mis queridos oyentes que mis palabras vayan a ir adobadas de un tono humorístico, ni siquiera alegre, no; porque en estos momentos de dolor no debemos admitir, ni consentir ostentaciones de júbilo. Cuando el Carnaval se muere con él vamos todos.
 
      Se nos presenta alegre bullanguero y hasta cordial, lo recibimos con tanta alegría como satisfacción, y terminamos por matarle ultrajándole descaradamente.
 
       Vosotros mis queridos boubetas, no sabéis vivirlo, no sabéis sentirlo y esta es la causa principal de vuestros deslices.- Todavía ayer tarde, he presenciado el mayor de los escarnios cometidos con él.- Iba el pobre por una de las calles de nuestro pueblo, iba ya maltrecho, triste, compungido, conociéndosele las huellas del sufrimiento, cuando unas cuantas mujeres, locas, que no pueden calificarse de otra cosa, le llamaron hipócrita, fingido y sandunguero, el pobre levantó la cabeza la cabeza, dio un guiñazo en señal de desagravio a las que lo maltrataban, y siguió su camino; pero ellas no contentas con su primera ofensa ¿Sabéis lo que le llamaron? ¡Asustaros!.... mis queridos oyentes, le llamaron GUARDIA MUNICIPAL Y VIGILANTE DE CONSUMOS. Al oír tal oprobio, tal ofensa, dio dos sacudidas bruscas seguidas de dos convulsiones de dolor desplomándose sobre el pavimento, cuando llegué a su lado ya estaba, rígido, muerto y ahí le tenéis, por vuestras culpas, por vuestras ofensas, por vuestras calumnias. Eso, tan solo eso, es lo que queda del Carnaval, una humilde arenque.
 
     ¡..Ho.!.. mis queridos oyentes, las ansias crecen y las esperanzas menguan.
 
      Sin embargo,  todavía podemos reparar el daño causado, todavía podemos postrarnos ante él arrojándole un caudal de lágrimas en señal de arrepentimiento. Lloradle todos y todas que yo también le lloro.
 
        Basta, basta de llanto, basta de hipocresía... sigamos  nuestra marcha lúgubre con paso lento y firme a dar sepultura al cuerpo de nuestra víctima..Y... mis queridos boubetas hasta el año que viene.. Así sea.
 
Teodosio Sesto
 
 
 

  
 
 

Corpus Christi
La Guardia y su fiesta
por Teodosio Sesto
 

 
 
   ¿...Cómo podré dar comienzo a estas mal hilvanadas líneas, para poder terminar airosamente?
 
    Ardua y difícil tarea es para los que como yo, carecemos de los conocimientos necesarios, y sin embargo no vacilamos para meternos en dibujos. Un amigo me pide que diga algo de nuestra fiesta, de su tradición, de sus usos y costumbres, y en el deseo de ser fiel y obediente, cumplo.
 
     La fiesta de Corpus, es, ha sido y será siempre, la primera de nuestro pueblo. Caminan los años y arrastran tras sí, el recuerdo de la simpática festividad.
 
      La chiquillería alegre y bullanguera, comienza ya unos días antes a anunciarnos su fiesta, y la nuestra.
 
      A las 11 del miércoles, los rapaces congregados en la plaza de la Constitución, esperan impacientes la hora de las 12, que llega al fin,  y todos a una cuentan las campanadas..una..dos..tres... hasta 12.
 
      Al terminar de cantar la hora, la muchedumbre infantil, se agrupa ante la puerta por donde han de salir los gigantes. La pericia de los encargados de sacarlos, no evita la ironía de los alegres rapaces. Salgan los gigantes de cabeza hacia fuera, o de cabeza hacia adentro, todos al unísono, exclaman algo que nos recuerda aquello que las mozas de algún día LLE DECIAN O TIO PEPE O BIRA, el más afamado gaitero y que él con mucha miga, como con tanta gracia contestaba:  ehí... ehí... raparigas.
 
        En fin, que los gigantes son una nota simpática en tan señalados días.
 
         Se cuenta que un año vino a la fiesta una mujer de Pancenteno, y hasta creo que algo, algo parente do meu pai, y que al parecer nunca había visto gigantes, y se dirigió como buena devota a la parroquial a oír misa solemne. Allí, a la puerta, estaban colocados los gigantes uno a cada lado, como es costumbre, al verlos, la mujer, recibió tal impresión que echó a correr como alma que se lleva el diablo, y  al llegar a la carretera exclama:- Ay Dios mío, NAI QUE TAL TUVO – Jesús.
 
   ¿Y el caso de los POVEIRIÑOS? Es algo notable. Habían llegado de arribada tres lanchitas con poveiros, estaban sus tripulantes presenciando el paso de la procesión, al ver los gigantes, se descubrieron con toda devoción, al mismo tiempo que decían... Oh, noso Deus, que galegos mais cumplidos, Señor San Xuanciño....
 
    Las campanas de la parroquial son habitualmente manejadas por el simpático Florindo, el sacristán que por tratarse del Corpus, las pulsa con mas serenidad, y sus sonidos se esparcen alegres por la villa.
 
     Las bandas y gaitas hacen su entrada y recorren el pueblo, y nosotros, los que aún hace poco dejamos de ser rapaces, nos preparamos a dar brillantez a nuestros festejos.
 
      La procesión del jueves, es tan solemne como original. La interminable fila de santiños llama la atención de forasteros y vecinos, parece que en ese día, vecinos y Santos vivimos todos en familia... todos somos unos... nosotros alegres,  y Ellos satisfechos, claro está, de nuestra justificada alegría.
 
       El pueblo se engalana. También se viste de fiesta, lo mismo que sus vecinos todos limpios y aseados.
 
       A propósito de esto, vienen a mi memoria dos casos que  demuestran que la fiesta de Corpus influye hasta en la cuestión de la higiene.
 
        Decía un prestigioso médico de la localidad, que La Guardia para ser la villa mas limpia de España, debía de estar de fiesta de Corpus todo el año.
 
         En cierta ocasión, me encontré a un rapaz con la cara y las manos un poco descuidadas y le reprendí para que fuese a lavarse inmediatamente, y el rapaz, un tanto avergonzado, me dice TIO TEODOSIO HASTA PASADO MAÑAN QUE E DIA DE CORPUS NUN ME LAVO...Y así lo hizo, el día de Corpus parecía un QUERUBIN.
 
         ¿...Y quien no se estrena un traje o unos zapatos en ese día? Hasta yo... que por ser Corpus Christi, la fiesta de nuestro pueblo, estrenaré una corbata con los colores del Deportivo Guardés... GUARDESES...VIVA NUESTRA FIESTA...
         
 
                      Teodosio Sesto, mayo de 1929
 
  
 

  
 
 

Regulamento do Rento, xogo popular de baralla
Por Manuel Fajar Salcidos

 
1.- INTRODUCCIÓN:
 
Non se sabe moi ben cal é o orixen do “ RENTO “. O que si sabemos é que xa os nosos bisavós, avós,país xa xogaban nas tascas e tabernas do noso povo. Xentes mariñeiras, aldeáns e todo tipo de persoas alternaban e alternan este xogo coa subhasta, a brisca, o tute a escoba…
 
Xógase coa baralla tradicional española de 40 cartas. As persoas que están arredor da partida, como en tódolos xogos da baralla, poden mirar pero sin participar nin dicir nada , xa que calquera xesto pode ser interpretado polo xogador como unha seña ou desaire.
 
Antigamente xogábase “A DOER “, é dicir, XARRA DE VIÑO á mesa, tódolos que xogaban ,bebían e o que perdía pagaba a consumición.
 
2.- NÚMERO DE XOGADORES:
 
Si non hai partidas /equipos/ grupos feitos ou pre-determinados,faerase un sorteo coas cartas. Bótanse as cartas e os 3 primeiros reis formarán un grupo, que se enfrentará aos outros 3 restantes .
 
Na maioría das veces xogan 6 persoas, ainda que se pode xogar 2 ou 4 persoas. O do medio é o que leva o peso da cada equipo, isto é voluntario. Os xogadores estarían situados sentados A2-B1-A3 e enfrente B2-A1-B3.
 
3.- CARTAS DA BARALLA . VALOR E IMPORTANCIA DE CADA UNHA:
 
As cartas polo seu valor de maior a menor importancia son:
 
5 DE BASTOS.
CABALO DE BASTOS.
SOTA DE OUROS (PERICA).
MANILLA DE TRIUNFO ( GAITA ).
REI DE TRIUNFO ( O BARBAS ).
CABALO DE TRIUNFO.
SOTA DE TRIUNFO.
AS DE TRIUNFO ( MATASETES ), é dicir pódelle a tódolos triunfos para abaixo ao 7, 6, 5, 4,3.
6,5,4,3 ( UN PEQUENIÑO ) DO TRIUNFO QUE SAIA.
 
4.- REPARTO DE CARTAS:
 
Previo sorteo de quen da por primeira vez, por calquera dos métodos tradicionais, repártense as cartas de 3 en 3 , corta o xogador anterior como queira ( si corta non pode quitar a vira ). Quítase una vira ( pódea quitar o que da, o que corta ou o que corta pode quitar un espia se cre que sabe onde vai unha carta de mate), que vai marcar o pau de triunfo en cada man.
 
É fundamental estar atento ao corte xa que os contrarios poden saber onde están as cartas…
 
Hai que evitar poñer “espías “, é dicir, cartas que poidan marcar onde están as de mate, exemplo saber que o 5 de bastos vai pegado ao 4 de ouros…
 
No caso de dar mal: 4 cartas a un xogador, mirarse una carta… ou calquera anomalía..vólvese a dar de novo.
 
No reparto das cartas AO VER, é obrigatorio cortar máis de 3 cartas.Evitarase que nesta man haxa espías.
 
5.- COMENZO DO XOGO:
Unha vez repartidas as cartas ( 3 a cada xogador ) e cun pau (bastos, copas, espadas e ouros) como referencia, comenza o xogo.

Será o xogador situado á dereita do que acaba de dar quen comence o xogo. Xogará a carta que queira ou lle mande o Centro ( repetimos será o que leve o mando de cada equipo ).

O obxectivo en cada man é o mesmo: conseguir 2 bazas das 3 posibles.

Normalmente os demais xogadores deberán asistir ao pau que xoga o primeiro xogador a non ser que xoguen triunfos, carta de mate ( 5 de bastos, cabalo de bastos,sota de ouros,2 de ouros de triunfo ) para facer a baza. Nalgúns lugares non é obrigatorio asistir ao pau.

Pódese facer a 1ª baza…non facer a 2ª…..e facer a 3ª.
Pódese facer a 1ª baza e a 2ª.
Pódese non facer a 1ª baza e facer a 2ª e a 3ª baza.
REPETIMOS o obxectivo é facer 2 BAZAS das 3.
        
  • Si un xogador arrastra de 5 DE BASTOS ( carta máxima ) , obliga   -1- a todos a xogar triunfo se ten e incluso calquera das cartas de   mate ( cabalo de bastos, sota de ouros, manilla de triunfo ou calquera das   cartas de rei para abaixo de triunfo).
  • Si un xogador arrastra de CABALO DE BASTOS ( 2ª carta máxima ) obliga   -1- ao anteriormente citado menos ao 5 de bastos.
  • Si un xogador arrastra de SOTA DE OUROS ( 3ª carta máxima ) obliga-1- ao   anteriormente citado menos ao 5 de bastos e cabalo de bastos.
  • Si un xogador arrastra de MANILLA DE TRIUNFOS ( 4º carta máxima ) obliga   - 1- ao anteriormente citado menos 5 de bastos, cabalo de bastos,   sota de ouros.
  • Si un xogador arrastra de REI DE TRIUNFOS ( 5ª carta máxima ) obliga-1- menos   5 de bastos, cabalo de bastos, sota de ouros, manilla de ouros.
  • Si un xogador arrastra de calquera triunfo obliga hasta   o rei, coa excepción da manilla e as cartas de mate.
Un xogador pode facer una baza:
  • Co rei, cabalo ou sota do pau, sete… que se está xogando sin ningún   triunfo ( son as cartas de máis valor nese momento ).
  • Cun triunfo según o orden establecido (rei, cabalo, sota,as,   sete,seis,cinco, cuatro,tres e as cartas de mate).
  • Con calquera das cartas de mate polo seu valor.
           
Unha carta xogada non se pode levantar a non ser que o Centro mandase matar.Prevalecerá o mandato deste xogador, é o xefe do grupo.

Cada unha das mans que se fagan apuntarase nun lateral da mesa e será un encargado de cada equipo A3 ou B3 os vixiantes de que en cada man se contabilicen as ganancias.

Para contabilizar, antiguamente utilizábanse figos (comíanse ás veces ) , pasas, manises…Na actualidade faise con chapas de cervexas( boca abaixo –malas-, boca arriba -boas-).

Cada man é una chapa ( a non ser que haxa ENVITE/VIDO / TRUCO ) ata chegar as 9 – malas e boca abaixo -.Despois das malas , pásanse as boas, chapas boca arriba ata as 8.

Para rematar o “CHICO” hai que ir “ AO VER”.Pódese dar o caso que se teñan 6 pedras boas haxa un envido/ vido / truco, se ganen 3 pedras e remate o chico.

Pódese dar o caso que ámbolos dous equipos cheguen as 8 chapas boas e entonces haxa que ir A FORZOSA, é dicir a derradeira man en igualdade TOTAL. O que gane, gana o chico.

6.- O VER :
Consiste en que o equipo que xa fixera as 9 malas e as 8 boas, decide en función das cartas dos seus xogadores si entra ou non para facer as 2 bazas finais.

Si entra e fainas gaña o CHICO.

Si entra e perde dalle 3 chapas ou pedras ao equipo contrario en cada man.

Si decide non entrar dalle 1 chapa ou pedra por cada vez que o faga.

Pódese dar o caso que un equipo vai O VER , que o equipo contrario teña 6 pedras boas, que entre, perda a man e perda asi mesmo o CHICO ( 6 pedras que tiñan + 3 que gañaron= 9).

É convinte para ir O VER ter cartas de mate ( 5 de bastos, cabalo de bastos….) para asegurarse de conseguir as 2 bazas finais…..ainda que a sorte, as cartas ben posicionadas e outras circunstancias, fan posible o éxito. Ë moi importante estar doble ( ter dous trunfos ) se nun eres man.

7.- ENVITES : ENVIDO / VIDO / TRUCO -------RE-ENVITES :

É a xogada máis interesante e bonito do RENTO.

A finalidade é conseguir 3 pedras en vez de 1.

Nun momento da partida calquera xogador pode dicir : ENVIDO / VIDO / TRUCO.

Si se consiguen facer as 2 bazas son 3 pedras para o equipo que envidiu.

Si non se consiguen as 2 bazas son 3 pedras para o equipo que aguantou o envite.

O equipo contrario pode RE- ENVIDIR / RE- TRUCAR ao que cantou o envite e si éste acepta en vez de xogar 3 pedras xógase por 6 ou 9 ( re-envite de 2ª vez ). Como sempre o equipo que faga 2 bazas das 3 levará as pedras.

Si un xogador acepta o envite, ainda que non sexa o Centro, xógase a baza.

Cando un xogador sendo o último ou pé en xogar “ envide “basta con que un diga “ no “ para non xogar e rematar a baza.
Despois de dar e quitar a vira, calquera xogador pode dicir “CERRADO” isto equivale a que ENVIDO / VIDO / TRUCO ao equipo contrario antes de comenzar a xogar . Pode haber RE- ENVITES.
 
8.- ENVITE DE FAROL :
É unha xogada de astucia na que un equipo decide TRUCAR, non tendo cartas, claro está arriesgándose a ser enganchado nun falso ENVITE/ VIDO / TRUCO e ter que tirarse ao ser collido nunha xogada de farol…
Acostúmase a ENVIDIR / VIDIR / TRUCAR despois de facer unha baza e coa presumible certeza de que o outro equipo non ten cartas ningunhas.
 
9.- SEÑAS DO XOGO :
As señas do xogo son fundamentais, toda vez que ao ser un xogo de equipo o coñecemento das cartas que se repartiron e se posúen é fundamental.

Normalmente deben ir dirixidas ao Centro que será quen vai dictaminar a estratexia de xogo. Non quita que tódolos xogadores sepan como están as cartas. Entre laterais A2 -A3 / B2-B3 toda comunicación é posible.

SEÑAS XERAIS:

5 DE BASTOS: Súbense as pestañas de ámbolos dous ollos.
CABALO DE BASTOS :Guíñase un ollo.
SOTA DE OUROS : Labios hacia adiante poñendo morros.
MANILLA DE TRIUNFOS : Xesto de morder o labio .
REI DE TRIUNFO : Ademán de pasar a mar pola barbilla ( O barbas ).
CABALO, SOTA DE TRIUNFO: Xesto de estar mordendo algo.
7 ,6, 5, 4, 3, : Xesto coa man dedo contra dedo. ( Un pequeniño ).
Un PUÑO: Levar 3 triunfos do pau da vira, dúas cartas de mate e un triunfo, unha carta de mate e dous triunfos…..

OUTRAS FORMAS:
1//////
5 DE BASTOS : Sinalando co dedo pulgar.
CABALO DE BASTOS : Id. dedo índice.
SOTA DE OUROS : Id. dedo corazón.
MANILLA DE TRIUNFOS: Id. dedo anular.
REI DE TRIUNFOS : Id. dedo meñique.
 
2/////
A partir dunha seña do Centro ( por ex. CABALO DE BASTOS ):
1 arriba……Leva o 5 de bastos.
2 abaixo……Leva a manilla de triunfos.
3 abaixo ….leva o rei de triunfos.
3/////
En función da carta que se quite de vira:
Si por ex. sae o rei de copas…..
1 arriba…leva a manilla de copas.
2 abaixo…. leva a sota de copas.
3 arriba ….leva o cabalo de bastos.
 
4////
Outras formas que cada equipo considere oportunas.
 
SEÑAS DE CHAPADO :
O “chapado “ é a máxima xogada que se pode ter despois do reparto das cartas. Asegúranse dúas bazas imperdibles.
CASOS:
        
1 xogador ou os membros dun equipo teñen:
5 DE BASTOS e CABALO DE BASTOS.
        
1 xogador ou os membros dun equipo teñen:
5 DE BASTOS, SOTA DE OUROS e MANILLA DE TRIUNFO ( IMPERDIBLE sempre que sexa man).
Hai que ter cuidado ao dar as señas do chapado, calquer mal entendido pode dar lugar a unha xogada errónea e perder o chico.
A seña para o chapado é un toque lateral da cabeza hacia un lado.

10.- TEMPO DE XOGO : FINAL DA PARTIDA:

O tempo de xogo é impredicible ou ilimitado.

A partida pode ser FLOREADA ( envites continuos, xogo aberto….).

A partida pode ser AMARRADA ( mirar pola pedra, xogo serio ….).

Cada “CHICO “ é unha partida ( 9 malas e 8 boas ).

PARA OS XOGADORES DO “RENTO “ coa lembranza de saber que o meu pai xogou moitas horas e na procura que non se perda o costume.
 
Manuel Fajar Salcidos
A Guarda a 13 de agosto de 2011
 
  
  

 
  
  
Manolo Lomba   (Lombita) en los recuerdos de Joaquín Fernández
por Joaquín Fernández

  
La vida, para los que nacimos a comienzos de la década de los años 40, del pasado siglo, no fue tan generosa como en los tiempo actuales, ni siquiera teníamos la oportunidad para desarrollar virtudes o habilidades que la naturaleza les proporcionaba a algunos.
  
Así le pasó a Manolo Lomba (Lombita), este apreciado y recordado amigo,    quien  a muy corta edad  queda huérfano de padre y no le   queda más remedio que aprender el oficio de zapatero, para poder ayudar a su   madre y hermanos, teniendo que  instalar un taller de reparación de   calzados en el bajo de la casa donde vivían, en pleno atrio de la iglesia y   frente a la puerta principal, cuando  su verdadera vocación era y es la   música. A Manolo, lo llamábamos cariñosamente sus amigos adolescentes   “Lombita”, posiblemente por su baja estatura, característica de la   mayoría de nuestra generación, tal vez como consecuencia de la escasez y   estrechez de todo tipo que tuvimos que pasar los que nacimos  y crecimos   en esa difícil y dura época, por eso  al llegar a la edad de hacer el   servicio militar,  la talla que teníamos para poder entrar, era   alcanzada  “por los pelos” nunca algo tan bien dicho, salvo aquellos   pocos, que genéticamente heredaban mayor altura.
  
Esta zapatería, además de centro de reparación de calzados, algo   necesario para cualquier familia en aquellos difíciles años, que le   proporcionaba trabajo constante, se convertía también en lugar de tertulia de   este grupo de estudiantes, con edades promedio de 15 años y entre los que me   encontraba.
  
Estos estudiantes para tratar de terminar el bachillerato por   libre, estudiaban con aquel buen hombre y excelente persona y maestro   siempre bien recordado, don Nicolás Gutiérrez Campos, que por su vocación   para la enseñanza, hacia lo indecible por lograr que algunos jóvenes   pudiésemos tener la oportunidad de prepararnos  para hacernos al menos   bachilleres, en un pueblo donde por entonces, no había facilidades para   los estudios de enseñanza media.
  
Con los libros bajo del brazo, este pequeño grupo recalaba gran parte del   día, en esa zapatería de Lombita, la cual quedaba a mitad de camino   entre  los puntos donde se recibían las diferentes clases impartidas por   otros profesores que daban apoyo a Don Nicolás.
  
Allí, se conversaba de todo, al estilo de un club social, tocando temas   que iban desde el fútbol,  las películas que se proyectaban en el cine y   las restricciones que les ponía la censura, pasando por otros  temas,   como el de las asistencias a las distintas fiestas de la comarca,  sobre   las chicas guapas del momento y de aquellas que más gustaban a cada uno, o de   la que más se dejaba  apretar bailando,  o de la que ponía la   “palanca” en el hombro para no dar oportunidad a un acercamiento “peligroso”,   siendo también esta zapatería, el lugar de espera  para que cuando   llegase el medio día, subir corriendo a la torre de la iglesia a tocar las    campanadas que marcaban las 12 del día o para ayudar a tocar al   sacristán Florindo, cuando había un repique  posterior, como   consecuencia de ser víspera de alguna festividad religiosa.
  
También era el mejor lugar para fumar los primeros “pitillitos” a   escondidas de la familia, algo que nos estaba totalmente prohibido. Además, y   en vista del buen ambiente juvenil que había a diario, de vez en cuando   aparecía por allí una moza que conocíamos en esos años como “a Bomba”. Por   todo esto le llegamos a poner  a la zapatería, como la “VASA”   “vagancia absoluta sociedad anónima”.
  
Lombita entraba en las animadas conversaciones como el que más,   pero no descuidaba su trabajo, pasando incesantemente  la subela a las   suelas de los zapatos o la aguja para coserlas, entre otras tareas,    para finalizar con su limpieza, dejándolos brillantes y como nuevos, lo   cual  era motivo de que siempre sus manos estuviesen muy manchadas de   tinta.
  
Pero esas manos inquietas, a pesar de estar en constante acción, por    muchas horas de trabajo muy fuerte, todavía le quedaban fuerzas para   que en su tiempo libre, fuesen utilizadas haciendo aquello que más le   gustaba, tocar la bandurria.
  
Así fue Manolo, incursionando en el arte musical, en una época en la que   no existían lugares en A Guarda, para aprender música o para aprender a tocar   algún instrumento, cosa que sólo se hacia aprendiendo con algún amigo o familiar, muy distinto a los tiempos actuales, donde en este mismo pueblo hay   todo tipo de facilidades para todo, llegando muy pronto, con otros amigos que   cultivaban también la música, a formar un grupo musical, que bautizaron con   el nombre de “Los Bambinos,” tal vez porque en esos años, a finales de la   década de los 50, la música italiana era muy popular y nos gustaba mucho a   los adolescentes de esa época.
  
Para completar este reportaje de recuerdos y afecto a este apreciado   amigo, adjunto una foto que le tomé en el año 1966  en la cual se le   puede ver con su primera hija en brazos.
  
Por todo esto, me da gran satisfacción saber que ese recordado amigo,   continúa haciendo  lo que mas le gusta,  la música.
       
Joaquín Fernández
    
  
  
 

  
  
  
Fundación del Grupo Filatélico y Numismático Guardés en el año 1964
por Juan Álvarez Sobrino
 
 
           Hacía tiempo que entre los coleccionistas de sellos y monedas de nuestra Villa se comentaba, a principios de los años sesenta, la necesidad de agruparse en una Sociedad que fomentase el intercambio de sellos, dispusiera de catálogos y listas de precios e, incluso, promoviese la organización de exposiciones.
 
           Con estas perspectivas, y haciéndose eco de dichos deseos, se reunieron en las dependencias del Cine Avenida un total de 32 amigos que fundarían, como una sección autónoma dentro de la Sociedad pro-Monte Santa Tecla C.I.T., el Grupo Filatélico y Numismático Guardés, constituido con Directiva propia y con un Reglamento propio, declarándose como una entidad cultural y sin ánimo de lucro.
 
           Así en la reunión celebrada el 28 de julio de 1964, una vez aprobados los estatutos, se nombró la primera Junta Directiva elegida por aclamación y cuya composición quedó de la siguiente manera:
 
PRESIDENTE: D. Francisco Sobrino Rodríguez.
VICEPRESIDENTE: D. Alfonso Martínez Peniza.
SECRETARIO: D. Ángel Luis Troncoso Alonso.
BIBLIOTECARIO. D. Juan Giráldez Lomba.
TESORERO: D. Custodio González Barreiro.
DELEGADO DE CAMBIOS: D. Gustavo Pou Díaz.
VOCALES: D. Antonio Rodrigo Pantaleón Saúl; D. Anastasio Manuel Fuentes Gómez y D. Juan Álvarez Sobrino.
             
           En aquella primera convocatoria se fijó una cuota mensual de 10 pesetas para los socios de número y cinco pesetas para los aspirantes.
 
           Juan Álvarez diseñó el emblema del grupo: el Monte Santa Trega coronado por el Facho.
 
           Por aquellas fechas se creó la Federación Gallega de Sociedades Filatélicas que agrupaba a 15 entidades, entre ellas el Grupo Filatélico Guardés y, en junio de 1965, nuestro colectivo pasó se integra en la Federación Nacional (FESOFI).
 
           La “I Exposición Filatélica” se celebró en los Salones de la Sociedad Casino, del 1 al 8 de agosto de 1965, con la colaboración del Grupo Tudense, que cedió los cuadros para la muestra que contribuyó a consolidar el grupo y aumentar el número de socios.
 
           Del 25 al 30 de julio de 1967, en el Centro Escolar Manuel Rodríguez Sinde, se organizó la II Exposición local, con Matasellos Especial concedido por la Dirección General de Correos y Telégrafos. Ese mismo año se solicitó y se consiguió el uso, por el Grupo Filatélico Guardés, de las siglas EXFIMIÑO, figurando desde entonces en los Matasellos del Grupo.
 
           EXFIMIÑO-70 se celebró del 2 al 5 de agosto, coincidiendo con la“II EXPOSICIÓN REGIONAL GALLEGA”, constituyendo un honor que la Federación Gallega accediese a organizar esta Exposición en A Guarda, concretamente en los salones del Colegio PP. Somascos, donde pudimos admirar las mejores colecciones de la región. El Matasellos de esta exposición reproducía una de las viviendas castreñas reconstruidas en el Poblado Galaico-Romano del Monte de Santa Trega..
 
           La cuarta exposición tuvo lugar entre el 1 y el 4 de julio, fue la “EXFIMIÑO-72”, también en los salones del colegio PP. Somascos siendo el homenaje que dedicamos al poeta guardés Feliciano Rolán, eligiendo como motivo del Matasellos el dibujo del monumento al poeta que se levanta en los jardines próximos al Centro de Saúde.
   
         Dos años más tarde, en 1974, por iniciativa de los inolvidables  D. Francisco Sobrino Rodríguez y D. Alfonso Martínez Peniza, se construyó la Casa de la Cultura. Esta obra fue financiada por la Sociedad Pro-Monte Santa Tecla, Comisión de las Fiestas del Monte y Grupo Filatélico Guardés presididos por entonces por D. Francisco Sobrino. El edificio quedó distribuido de la manera siguiente:

         Bajo: tres cuartas partes para la Comisión de Fiestas del Monte y una cuarta parte para el Grupo Filatélico Guardés.
         Planta: para la Sociedad Pro-Monte Santa Tecla.

         EXFIMIÑO-76. Se celebró entre el 8 y el 11 de agosto en el edificio recién construido que albergaba la Casa de la Cultura.. El Matasellos reproducía  el torques de oro hallado en las excavaciones realizadas en 1914.

         EXFIMIÑO-81, que hacía la sexta de las exposiciones celebradas hasta ese momento, se desarrolló del 19 al 25 de septiembre y constituyó un homenaje a la ejemplar maestra doña Aurora. El Matasellos consistía en el dibujo del Escudo oficial de A Guarda, aunque no se hizo constar la bandera local ondeando sobre la Atalaya al omitirla el encargado del Diseño Oficial.

         Las cuatro exposiciones siguientes (del 7 al 12 de agosto de 1982, en la Casa de la Cultura; del 23 de diciembre al 6 de enero de 1984, también en la Casa de la Cultura; del 12 al 16 de junio de 1985, en el Instituto de A Sangriña, y del 3 al 8 de agosto de 1986, en la Casa de la Cultura) no se vieron enriquecidas con un Matasellos Especial que las historiase.

         Se vuelve a recuperar la tradición con la celebración de EXFIMIÑO-88, del 2 al 9 de agosto, dedicado a conmemorar el 75 Aniversario de las Fiestas del Monte. Una vez más el Salón de los PP. Somascos acogió esta muestra que tuvo como clave del Matasellos Especial el dibujo del Facho del Monte Santa Trega. Era la exposición número 11 desde la fundación de este colectivo.
         La 12ª Exposición se celebró en el año 1990, del 8 al 12 de agosto, en la Casa de la Cultura: tampoco ésta contó con un Matasellos Especial que la hiciese figurar en la historia filatélica. Sería la organizada tres años más tarde, la EXFIMIÑO-93 del 27 de junio, la que disfrutó de un Matasellos que tuvo como motivo una langosta ya que coincidía con la “III Festa da Lagosta”. El Salón de Actos de la Asociación Érguete fue el escenario para presentar esta muestra.

         En 1994 se rinde homenaje al Somasco Padre Oreste Caimotto, siendo el centro en el que impartió clases, y que dirigió, el colegio de los PP Somascos, el escenario para presentar la Exposición que se inaguró el 12 de junio y se clausuró el día 20.

         La 15ª exposición fue EXFIMIÑO-95, que se celebró el 12 de octubre dedicada al “Xº Aniversario de ANABAM”, organizada por esta Asociación con la colaboración de la Sociedade Filatélica y Numismática Guardesa. El motivo elegido reproducía el emblema de la asociación ecologista: una garza sobre una hoja de aliso.

         Con EXFIMIÑO-96. se llegó a la 16ª exposición, que tuvo lugar en el Salón de los Espejos del Colegio de los PP. Somascos entre el 4 y el 11 de agosto. En una semana “enxebre” el Matasellos recordaba, a través de una pareja de gallegos bailando la muñeira, la Semana Grande de A Guarda. Fue una muestra Monográfica de Juan Álvarez Sobrino que supuso la exposición más visitada de cuantas se celebraron en esta localidad. Durante la misma el expositor distribuyó, entre los niños que se acercaron a la Exposición, 4.500 sellos en 300 sobres.

         EXFIMIÑO-97 se llevó a la “Sala Rosalía de Castro”, del 4 al 11 de agosto, coincidiendo con el 84 Aniversario de las Fiestas del Monte. Dibujo de una gaita gallega con fragmento del escudo guardés.
         La 18ª exposición fue la “XXI EXFIGALICIA-98”, del 10 al 16 de agosto, en esta ocasión por necesidades de espacio, se eligieron los salones de la Sociedad Recreo Artístico Guardés, donde estuvieron las mejores colecciones del norte de Portugal y de Galicia. El Matasellos reproducía la Torre del Reloj. En esta exposición tuvimos el honor de contar en nuestra villa con la presencia de los grandes filatelistas portugueses y gallegos, recibiendo nuestra Sociedad infinidad de elogios por la presentación y organización de la Muestra.

La última exposición organizada hasta la fecha fue EXFIMIÑO-99, del 30 al 8 de agosto, en el Centro Cultural, conmemorando el 35 Aniversario de la fundación de la Sociedad Filatélica. El Matasellos, como pedía la ocasión, fue el emblema del Grupo. Esta exposición hizo la 19ª de las presentadas en A Guarda.

         La “sociedad” cuenta con un importante número de socios: 132 tiene en la actualidad, pero por ella han pasado, desde su fundación, más de 300 socios. No debemos olvidar que la villa guardesa tiene unos 10.000 habitantes.

         En la Casa de la Cultura, en el pequeño local  del que disponemos, abrimos todos los sábados de 11 a 13.00 h. Allí los socios disponen de catálogos, revistas, obras de consulta, subastas, y para los niños tenemos sellos mundiales, usados, que regalamos como muy bien sabe de esto el amigo Fuentes.

         En el año 2000 se comenzó a editar un Boletín trimestral que se distribuye entre los socios y llega a todas las sociedades filatélicas gallegas. Tenemos que mostrar en este sentido nuestro agradecimiento a Antón Ferreira Lorenzo, artífice y creador de esta iniciativa.

         Junta Directiva actual:
PRESIDENTE: Juan Álvarez Sobrino.
VICEPRESIDENTE: Anastasio Manuel Fuentes Gómez.
SECRETARIO: José Ángel Gándara Rodríguez.
TESORERO: Rafael Alonso Gómez.
VICETESORERO: Ramón Fernández Cadilla.
VOCALES: Antón Ferreira Lorenzo (Delegado de Prensa).
Marta Verde Rodríguez (Sección Juvenil)
Enrique Castro Pariera.
Alfonso Dorado Senra.
Florindo Álvarez Martínez.

Filatelistas en exposiciones.
Manuel A. Fuentes Gómez, con Personajes
Juan Álvarez Sobrino, con PP. Rubens e Historia del Arte
José A. Gándara Rodríguez, con Reinado de J. Carlos I y Colón

Juan Álvarez Sobrino
 
  
 

Comparsas en A Guarda
por Manuel Domínguez Pacheco, "Taxota"

La primera comparsa es un recuerdo lejano, quizás en 1914 o 1915, llamada “Los Pastores”, presentada en los carnavales por el Recreo Artístico Guardés. Después sería en 1919 una murga compuesta por gente de la Marina que hizo las delicias de la gente que los escuchaba por el huimor picaresco que representaban, y en ese mismo año probablemente hizo aparición también una comparsa “Los hijos de los Lunes”, igualmente compouesta por jóvenes de la Marina y que ensayaba en el entonces popular Maximino.
 
Hasta el año 1924 no recuerdo comparsa alguna, pero sí grupos humorísticos al igual que estos años que ponen la nota alegre al Carnaval.
 
Y fue precisamente el año 1924 el más bullicioso con una comparsa del Club de Artesanos titulada “Os Enxebres”, que con sus cantos entusiasmaron a sus oyentes, ya que hacían alusión al cambio político local, acaecido meses antes, cuando en septiembre anterior se proclamó la Dictadura de Primo de Rivera y fueron destituidos quienes ostentaban cargos en gran parte de los ayuntamientos, entre ellos el de nuestra villa donde el caciquismo imperaba desde hacía algunas décadas y ello dio argumentos a esta comparsa para las críticas hacia las autoridades salientes. La buena acogida que tuvieron “Os Enxebres” los llevó a actuar en bastantes lugares de la comarca. Mi compañera y yo recordamos algunas estrofas que cantaban:
 
 
Guardesas feiticeiras
de ardiente puro amor
a ofreceros vimos
o noso corazón.
Ahora nun hai servos
triunfou a libertad
aquel que sella escravo
do noso amor será.
Xa rotas as cadeas
buscamos noso amor
a nos aterra é libre
xa libres somos nós
guardesas feiticeiras
de nobre corazón
morreu a tiranía
brindemos polo amor.
Os caciques aínda pían
pero pían mui baixiño
o que nun está na cadea
vai indo polo camino.
Mandaron xa moito tempo
abrazan como quixeron
con quen arderán como as bruxas
non pagan as que fixeron.



Tiñan uns credencial
outros ganzúas
a honra deles
estaba toda nas uñas.
A virtud da muller probe
os cartos do labrador
diso todo dispoñçia
o cacique gran señor
non valían as protestas
nin valía reclamar
eles facían a lei
o remedio era pagar.
                                                                                
Otra comparsa, creo que por aquel año, fue “Los Pierrots”, del Recreo Artístico Guardés, que también hizo su aparición al público con bastante éxito. Fueron los autores de la letra de las coplas D. Manuel Álvarez Vicente, alcalde entonces, bien recordado hoy, y Joaquín Portela, poeta y colaborador de Vida Gallega de Jaime Sola. Había una fotografía en un cuadro en la Sociedad Recreo Artístico, creo que todavía se expone.
En 1927, nuevamente el Club de Artesanos sale a la calle con la comparsa “Os Enxebres” que, aunque no como la primera vez, también mereció buenos elogios. Una de las razones de su buena acogida fue su indumentaria de acuerdo con el encabezamiento acompañado de gaita y pareja de baile, y en cada actuación danzaban los bailarines.
En 1928 la misma Sociedad sacó a la calle, quizás la más espectacular de las comparsas, compuesta de unos cincuenta actuantes, solo hombres con instrumentos musicales, principalmente guitarras y violines, titulada “Los Pollos Bien”. Yo, como componente de la misma, recuerdo los muchos lugares en los que actuamos, incluso en Caminha.
Fueron sus principales organizadores el poeta local Joaquín Portela, que lo había sido de “Los Pierrotos”, en 1924, y Manuel Noya.
No recuerdo que después haya habido más comparsas, quizás grupos aisladosque no me quedaron grabados. Lo que sí recuerdo también, un concurso de Mis Carnaval organizado por el Recreo Artístico Guardés, creo que fue por el año 1932, siendo elegida la joven Maruja Sousa.
Después, por unas cosas u otras, fueron decayendo estos festejos hasta prácticamente desaparecer durante bastantes años.
Se reanudaron muchos años más tarde con el nombre de Fiestas de Primavera y se denominaron Fiestas del Carnaval finalizada la década de los 70., pero en nuestra villa no he visto que se haya organizado comparsa alguna y lo que merece aplausos son los concursos de disfraces que se vienen haciendo cada año.


A Guarda, octubre de 1994
Camposancos.
Radiografía de su historia
por Antonio García Lago
 
  
Los condicionamientos geográficos e históricos, hacen de Camposancos un núcleo de población, social y sicológicamente, cerrado sobre sí mismo, hasta adquirir una idiosincrasia de peculiaridades diferenciales, que suscita una desconcertante curiosidad en el ámbito comarcano. Es indudable que otros factores, no desconocidos, contribuyen también a configurar su modo característico: pero ésta sería otra historia.
 
Confinado por el mar y el río Miño, Camposancos repliega sobre sí mismo recostado en el Monte de Santa Tecla que si no lo aísla, si lo separa de La Guardia y lo orienta, al borde del Atlántico inmenso que distorsiona las dimensiones humanas de sus sueños, hacia la visión de la ajena tierra portuguesa por encima del Miño, anchuroso al morir. Estos elementos naturales lo enmarcan en un cuadro de belleza excepcional, pero, al propio tiempo, lo constriñen en un rincón geográfico que origina su denominación: campos ancos, campos en recodo, del galaico-portugués anco-a, derivado, a su vez del latin ancus=codo, aludiendo a su situación topográfica.
 
El barrio de Sáa es el lugar de Camposancos de más antigua evocación por su estación paleolítica descubierta en los primeros años veinte por los jesuitas portugueses Padres Cruz, Lousier y Eugenio Jalhay, y estudiada por el eminente arqueólogo, también lusitano, Dr. Joaquín Fontes; hallazgo que parece acusar la presencia del hombre allí en época más antigua que la que corresponde a la Citania del Monte de Santa Tecla, aunque más tarde no fuese Sáa más que una parte del conjunto de población, más o menos discontinua, que teniendo su centro en la cumbre de Santa Tecla alcanzaba hasta el Castro de Cividanes. El barrio de Sáa no debió dejar de ser, desde aquella remota época, punto habitado, pues su mismo nombre, que deriva de sala=casal, evidencia esta condición.
 
No alcanza tanta antigüedad la primitiva población de la "villa quam vocitant Campos ancos sub mons Teurega in foce Minci", cuyas rústicas y arcaicas construcciones se conservan recoletas en el paraje de Porta do Rey entre caminos umbrosos de laureles y robles, que guardan al aliento y el misterio de otras vida que allí dejaron las huellas de su existencia.
 
El barrio de Sáa y el primitivo poblado de Camposancos aludido, entretejen la formación del pueblo actual. El Pasaje es de fundación moderna: brota al socaire de la actividad mercantil e industrial allí establecida desde 1830, primero por la familia Español y más tarde por la familia Candeira, si bien la "Barca do Corpo santo", nombre que se le dio desde la muerte de San Telmo, por destinarse las rentas que de ella percibía el Cabildo de Tuy, al Culto del Patrono de la Diócesis, remonta su carácter de privilegio real al año 1125, que fue confirmado en el 1142. En 1876 se funda allí el conocido Colegio de los Padres Jesuitas, que ocuparon sus hermanos de religión portugueses desde 1916 a 1932 en que fueron expulsados, hasta que en 1936 volvió a ser ocupado parcialmente por los religiosos españoles.
  
Ante los ojos recelosos y asombrados de la referida primitiva población de Camposancos, se fue desenvolviendo, con parsimonia de siglos, sobre el telón de fondo del Atlántico y las aguas propicias del estuario del Miño, (el Ostium Minei de los romanos, el Sel-pupalli de los árabes), citado por Plinio el Mayor, Ptolomeo, Estrabón y Al Xeril Isidri, el desfile de la historia mediterránea que se desvanecía, como la última ola, en las playas de este apartado rincón del mundo, desdibujando el recuerdo del Promontorio Oprovio, del Monte Medulio y de la Abóbriga de los historiadores y geógrafos antiguos.
  
Habrán contemplado la llegada de las legiones romanas que desbordaban la heroica resistencia lusitana, al mando de Décimo Junio Bruto, de Julio César...; La romanización que irradiaba el centro bracarense por las vías "per loca marítima" hasta salvar el Miño sobre el legendario puente construido entre El Pasaje y Camiña por Julio César: la repentina incursión de los vándalos que desembarcaron en las playas de Turonium en el año 445 asolando sus tierras y llevándose cautivas a muchas familias desprevenidas: el desastre por una tormenta de una escuadra árabe junto a la barra del Miño: el paso desde Portugal de las huestes de Almanzor en 997: cómo un día del año 1014 los wikingos noruegos remontan el rio saqueando y destruyendo hasta Tuy capitaneados por Olaf Haraldson, después San Olaf, patrono de Noruega. ¿Quién sabe? Quizá el viejo padre Miño se burle de los secretos de la historia de los hombres archivándolos olvidados en el fondo de su lecho, o cansado los eche al mar después de haberlos ido recogiendo desde Lugo y Orense.
  
Sea de todo ello lo que fuere, lo cierto es que Camposancos entra plenamente en el período histórico poco antes de mediado el siglo XII, y desde entonces se configura como entidad de población hasta resolverse en las circunstancias actuales que le son características y que dan perfil acusado a su fisonomía social.
  
Restaurado en el año 1138 por el Obispo de Tuy Don Pelayo Menéndez el Monasterio de Barrantes que había sido destruido en 997, como La Guardia y Tuy, con monjes benedictinos bajo la dirección del Abad Don Godino, traídos de San Bartolomé de Rebordanes, las tierras de Camposancos pasan a pertenecer a dicho Monasterio durante los años siguientes del mismo siglo XII, por compras, donaciones y privilegios reales, entre los que destaca el dado en Burgos a 26 de Octubre de 1162 por el Rey de Galicia y León Don Fernando II.
     
Así se formó el "Coto de Camposancos", cuyos moradores, se determina, "sean vasallos del dicho Monasterio".

Como era del patronazgo del Obispo de Tuy, al extinguirse el Monasterio en el año 1436, sus bienes y obligaciones, previa resolución del Papa Eugenio IV, pasaron al Cabildo Catedral de Tuy quien, desde aquella fecha vino poseyendo el Coto de Camposancos, no sin eventuales resistencias de sus moradores, con todas las obligaciones y derechos anejos al señorío temporal, hasta que en 1760 el Cabildo acuerda sustituir los tributos trienales de vasallaje, consistentes en treinta reales por cada casa o quince por cada media casa, por un arriendo de las tierras y casas que contenía el Coto a sus moradores "obrando con la equidad y benignidad que acostumbra con todos sus colonos y caseros". Este acuerdo se formalizó al año siguiente ante escribano público.

Así continuo hasta que el Estado, en virtud de las Leyes desamortizadoras, despojó al Cabildo del Coto, autorizando la redención de lo que consideró foro y no arriendo, cuya escritura se suscribió en Pontevedra el primero de diciembre de 1870 a favor de los vecinos de Camposancos indeterminadamente, que entregaron al Erario público la cantidad de nueve mil seiscientas veintiocho pesetas, anticipadas en préstamo por el guardés Don Joaquín Alonso Martínez que habla realizado las gestiones para la redención a favor de los mismos.

En esta fecha termina la existencia del Coto como tal, si bien vulgarmente, a la parte comunal del mismo que entonces no pasó a propiedad privada, y que antes de la redención se venía aprovechando colectivamente, se le da ahora el nombre de "Coto", lo que en realidad no es más que una parte, la comunal, de lo que fue originariamente, desde el siglo XII, el Coto primitivo que comprendía todo lo que estaba dentro de su perímetro amojonado, incluso las casas y tierras laboradas privativamente.
    
La parte indivisa o colectiva del Coto primitivo (zonas de Cova da Loba, Forte, Lamiña, Caldeiro, etc.) adquirió desde la redención la naturaleza de bienes comunales del pueblo de Camposancos, para cuya administración se constituyó a raíz y al amparo de la Ley Municipal de 1877 la primera Junta Administrativa de carácter público que fue renovándose ininterrumpidamente hasta que en 1925 le sucede legalmente, y no sin oposición del Ayuntamiento de La Guardia, contra quien sentenció el Tribunal Supremo el 13 de Junio de 1941, la Entidad Local Menor de Camposancos, cuya Junta Vecinal fue restablecida, contra la resistencia del grupo de vecinos de Camposancos que desde 1955 administraba de forma privada el patrimonio comunal, por las Órdenes Ministeriales de 19 de Abril y 13 de Agosto de 1963.
 
Es, pues, el pueblo de Camposancos en la Administración Pública española, una Entidad Local Menor dentro del Municipio de La Guardia, con bienes y jurisdicción peculiares, que se rige por la Ley de Régimen Local y complementarias, y se gobierna, según la legislación vigente, por una Junta Vecinal compuesta por un Presidente nombrado por el Gobernador Civil, dos Vocales elegidos por el Pleno Municipal asistida por el personal especial que considere preciso.
 
Eclesiásticamente el actual territorio de Camposancos era parte de la Parroquia de San Lorenzo de Salcidos y en él existieron hasta el pasado siglo las capillas de San Mauro, de fundación, sino anterior, por lo menos de la época de vinculación al Monasterio de San Salvador de Barrantes, y la de San Telmo en el barrio de Sáa. Se erigió en Parroquia independiente en 1798 prestando sus servicios la nueva Parroquia de La Visitación en la capilla de San Mauro. En 1816 se comenzaron las obras de la actual Iglesia, cuya construcción se terminó, después de varios años de paralización, en 1856.
 
Una circunstancia que, de las numerosas noticias y datos de Camposancos no traídos a esta reseña radiográfica, no se puede silenciar, es que, originado en la Baja Edad Media el partido jurisdiccional de Barrantes dentro de la antigua provincia de Tuy, el Coto de Camposancos se separa del antiguo Concejo de La Guardia para pertenecer a aquella Jurisdicción administrativa como anexo, y no se vuelve a integrar en el territorio municipal de La Guardia sino hacia 1838, siglos después.
 
Es Indudable que la historia de Camposancos desde el siglo XII, ha sido determinante de su fisonomía social característica que tanto sorprende y desconcierta a las gentes de los pueblos limítrofes. No es infrecuente oírles: "As cousas de Camposancos sólo as entenden os camposinos". Ojala fuera así.
  
ANTONIO GARCIA LAGO
Mayo de 1970
  

Regreso al contenido