Fiestas en el colegio de los Jesuitas - galiciasuroeste

Title
Vaya al Contenido

Fiestas en el colegio de los Jesuitas

Arquivo 2021
Boletín Eclesiástico del Obispado de Tuy
Tomo XXX Año XXIX Número 786 del 18 de diciembre de 1888
 
 
Fiestas religiosas en La Guardia
por A.M.G.D
 
Solemnísimas han sido las que los RR. Padres de la Compañía de Jesús, del Colegio del Apóstol Santiago del Pasaje, han celebrado los dias 11, 12 y 13 del corriente en honor de los Santos Confesores PEDRO CLAVER, JUAN BERCHMANS Y ALFONSO RODRÍGUEZ, hijos todos ellos del ilustre Instituto, recientemente canonizados por León XIII. Han sido un verdadero acontecimiento para aquella religiosa villa, que, probablemente, nunca habrá presenciado ni tanta magnificencia en las sagradas ceremonias, ni tan extraordinario concurso de fieles.
 
El templo, adornado con el mayor gusto, parecía un ascua de oro por la profusión de luces que ya en multitud de esbeltos candelabros y hermosas arañas, ya extendidas por todas las cornisas y arcos levantados, se habían colocado por todas partes. El aspecto que ofrecía el sagrado recinto era realmente deslumbrador.
 
Sobre la parte alta del Altar mayor destacábase un magnífico cuadro al óleo, de colosales dimensiones, obra del eminente artista Señor Martín Cubells, representando la gloriosa y triunfal subida a los cielos de los Confesores.
 
Los alumnos del Colegio ocupaban el centro del crucero, y en el Presbiterio y sitios destinados al efecto, hallábanse los RR.PP. Rector y Profesores.
 
El llmo. y Rvdmo. Sr. Obispo de Lugo, que por hallarse ausente nuestro amantísimo Pastor, había sido invitado por los PP. a realzar con su presencia tan solemnes cultos, ofició de Pontifical los tres días, asistido de los M. Iltres. Sres. Deán, Arcipreste, Chantre, Maestrescuela, Penitenciario, Lectoral y Doctoral, de esta Sta. Iglesia, que también habían sido invitados.
 
A las 10 próximamente de la mañana, revestido con los ornamentos pontificales, y rodeado del majestuoso aparato prescrito en el Ceremonial, dio comienzo a la celebración del incruento Sacrificio, oyéndose entonces las armonías de la orquesta que dirigida por el justamente reputado Sr. Martínez Posé, Maestro de Capilla de nuestra Iglesia, ejecutó de una manera magistral las Misas de los célebres Andrevi, Rossi y Mercadante, obras acabadas de arte y buen gusto.
 
Era en estos momentos, en que un torrente de luz se desprendía del Altar, y los acordes de la orquesta resonaban por los ámbitos del espacioso templo, y espesas nubes de oloroso incienso se condensaban, para después deshacerse en el espacio sobre el altar que servía de trono a la augusta Majestad de Dios, era en estos momentos, que el alma sentíase elevada a las serenas regiones de la Fe católica, única inspiradora de tanto esplendor, de tanta pompa y de tanta magnificencia: el espíritu se creía trasportado a las venturosas mansiones del Cielo.
 
Los panegíricos de los Santos nada tampoco dejaron que desear.
 
El M. Iltre. Sr. D. Ramón Plaza, Dignidad de Arcipreste, fue el encargado de hacer el de S. PEDRO CLAVER. Después de un oportuno exordio en el que expuso el objeto que motivaba tan solemnes cultos, entró de lleno en su discurso, poniendo de manifiesto las virtudes del infatigable Apóstol, especialmente aquel celo santo que abrasó su alma grande por ensanchar el reino de Dios sobre la tierra y atraer a la fe de Cristo a innumerables negros. Tuvo rasgos magníficos, sobre todo, al describir la benéfica influencia de la Iglesia en pro de la civilizadora obra de la regeneración y libertad de los esclavos.
 
El Iltre. Doctoral, Dr. D. Victoriano Serrano de la Riva, predicó el de S. JUAN BARCHMANS. Excusamos decir que ha estado elocuentísimo al trazar la angelical vida del protector de la juventud, y exponer con fácil palabra el grado heroico con que practicó la obediencia, pobreza y mortificación de los sentidos, su amor al Rosario y al libro de la Reglas, de que fue observante fidelísimo. En sentidos periodos, vindicó a la insigne Compañía de las injustas acusaciones que a diario se la dirigen por espíritus desventurados.
 

Tocóle el último día hacer el elogio de S. ALFONSO RODRÍGUEZ al Iltre. Dr. D. Celestino F. Herba. Canónigo y Secretario de Cámara del Obispado. Fue tema de su discurso el probar que si la Iglesia aparece grande, hermosa incomparable, cuando se la considera en sus triunfos contra las persecuciones y la impiedad, más hermosa y grande es, si cabe, cuando se la considera en sus triunfos contra las pasiones y el pecado, transformando a sus hijos más humildes en héroes de santidad y en dechados de todas las virtudes. Pasando por alto los brillantes períodos con que expuso el origen y vida providencial de la ilustre Compañía de Jesús, los servicios inmensos que había prestado y presta a la Iglesia, solamente diremos que estuvo acertado al historiar los hechos más culminantes de la vida del santo y presentar a la consideración del inmenso concurso que le escuchaba, las penitencias y mortificaciones extraordinarias a que se había entregado, todo por consagrarse a su Dios, haciendo ver que el carácter distintivo del paciente portero de Mallorca, había consistido en una profundísima humildad y en un ardientísimo amor a la bendita Madre de Dios. Terminó su discurso dando las gracias en nombre de los PP., al ilustre celebrante, al clero, al pueblo y a cuantos habían cooperado con sus esfuerzos al mayor brillo y esplendor de las fiestas.
 
No desmerecieron en nada de las funciones de la mañana, las que por la tarde se celebraron. A las 4, con asistencia del ilustre Prelado, Sres. Capitulares y demás clero, dábase principio a la exposición de S. D. M. y, luego, rezada la estación y el Rosario, reservaba de Pontifical el Ilmo. y Rvmo. Sr. Obispo, dando la bendición al pueblo con el Santísimo.
 
La orquesta admirable así en la interpretación de los Salmos, Credidi, Laudate, obras maestras de Asioli, como en las reservas de Snel, Mercadante y Rossini.
 
La concurrencia siempre numerosa, siempre extraordinaria, aumentó considerablemente en la última tarde, en la que el insigne Prelado lucense dirigió su autorizada palabra al pueblo, que ávido e impaciente esperaba el momento de oírle.
 
Aunque quisiéramos, no nos sería posible seguir al venerable orador en su elocuentísima y conmovedora peroración. Con palabra fácil y arrebatadora, hizo el resumen de la vida de los tres santos, y encareció la necesidad de imitarlos en sus virtudes y en sus ejemplos, particularmente en los días tristísimos por que atravesamos. Hoy más que nunca, decía con acento conmovedor, urge poner por obra el celo santo para salvarnos y salvar a los demás de una segura ruina en medio de tanta corrupción, unirse estrechamente, y no perdonar ninguna clase de sacrificios para oponer un dique al mal, que por todas partes extienden los enemigos jurados de Cristo. Si la impiedad se asocia y no repara en sacrificios pecuniarios, y se mueve y se agita para combatir a la Iglesia, no hemos de hacer por lo menos lo mismo nosotros, cuya ley es la ley del sacrificio? Al escuchar su voz de Apóstol, su palabra de padre, parecíanos estar oyendo al tierno y elocuentísimo Crisóstomo, cuando derramaba en frases conmovedoras todo su corazón en presencia de su amado pueblo de Antioquía.
 
¡Gloria y honra a la Compañía de Jesús! y nuestra más cordial felicitación a los Padres del Colegio de Camposancos!
 
----------------ꭍꭍꭍꭍꭍꭍꭍꭍꭍ-----------------

Academia que los alumnos del Colegio del Apóstol Santiago del Pasaje, celebraron en honor de los nuevos Santos
 
Digno remate ha sido de las funciones arriba descritas la Velada que en la mañana del 14 del corriente, celebraron los alumnos del referido Colegio, y que tan bien saben organizar los PP. de la Compañía. Además de las muchas personas de la villa de La Guardia y Camiña, pueblo fronterizo a ella en el vecino Reino de Portugal, invitadas al efecto, asistieron el Ilmo. Sr. Obispo, miembros del Cabildo Catedral y gran número de Eclesiásticos.
 
Con arreglo al programa publicado, el alumno de 5º año de Bachillerato D. José Vizuete y Ramírez, dio lectura al discurso preliminar, en el cual con correcta y galana frase ha desenvuelto uno de los problemas más difíciles de las ciencias físico-matemáticas.
 
Luego los Alumnos D. José Nuñez, D. Juan Merlin, D. Cecile González, susodicho D. José Vizuete, D. José Domínguez, D. Lorenzo Varela. D. José Rodríguez Pereira y D. Vicente Vilanova, demostraron teórica y experimentalmente las diferentes conclusiones consignadas en el mismo programa, relativas al movimiento mecánico y demás energías físicas, y de la mutua relación de éstas entre sí y con el movimiento mecánico y molecular: y por cierto que han demostrado que si los padres saben formar su corazón, no saben menos cultivar su inteligencia y dirigirla por el camino de una sólida y vasta instrucción.
 
Por los alumnos D. Paulino Navarrete y D. Vicente Gómez recitáronse bellísimas composiciones poéticas «Al Criador», «A la electricidad» «España en sus Santos» debidas al fecundo ingenio de algunos Padres, terminando tan agradable velada con una hermosa oda «Al Ilmo. Sr. Obispo de Lugo» que leyó con especial gracia el joven D. José Domínguez. Todos los concurrentes han aplaudido así a los que dieron muestra de sus conocimientos en las ciencias experimentales como a los que lucieron su ingenio en la recitación de las composiciones poéticas, pues todos lo han hecho a maravilla.
 
Por la tarde, y en obsequio al Prelado y demás invitados, tuvo lugar la representación de la bonita pieza el Seise o el Mártir de Zaragoza, y el divertido juguete cómico titulado Aprobados y Suspensos. Los alumnos que han tomado parte en su representación han hecho las delicias del público, siendo muy aplaudidos. Al final leyéronse también poesías al Obispo, a los Canónigos, etc. escritas unas en castellano, otras en francés y algunas en gallego. Esta última la recitó con especial gracia el niño Benito Losada, mereciendo los plácemes del Prelado Lucense a quien sobremanera agrada nuestra hermosa habla.
 
Excusamos decir que estos actos fueron amenizados por la música de Capilla, que ejecutó escogidas piezas, rayando a gran altura en la interpretación de la Retraite Autrichienne, de KELER-BELA.
 
A. M. D. G.
Boletín Eclesiástico del Obispado de Tuy Tomo XXX Año XXIX Número 786 del 18 de diciembre de 1888
Regreso al contenido