El Voto - galiciasuroeste

Title
Vaya al Contenido

El Voto

PUBLICADAS
NOTICIA DE UNOS MUY DEVOTOS
y antiquísimos egercicios que se hacen en el Obispado
de Tuy y en el monte de Santa Tecla.
por Fr. Henrique Flórez
 
 
1           POR Apendice de las memorias santas de esta Diocesi debemos referir una cosa muy particular, devota , y edificativa, que en el monte de Santa Tecla junto à la Villa de la Guardia , Diocesi de Tuy, à quatro leguas de la Ciudad, practican los Fieles de la comarca anualmente, desde Siglos tan antiguos que se ignora el el origen , sabiendose por documentos del Monasterio de Oya (segun me dicen) que antes del Siglo XII. estaba en uso por medio de los Ermitaños que poblaban aquellos sitios incultos, los quales antes de recogerse en Monasterio en el Siglo XII. concurrian en tiempo del Estio al monte que en aquel fin del mundo antiguo, y boca del rio Miño en el Oceano, brinda con templanza y frescura, por su mucha eminencia, y margenes de las aguas del mar, y del rio Miño, que cercan el territorio por Poniente, Mediodia, y Oriente te.
 
2           La subida tiene un cuarto de legua , y la circunferencia una legua. El tercio mas encumbrado es muy fuer te, con escalones de la misma peña por todos lados, hasta Ilegar à la Ermita dedicada à la Protomartir Sta. Tecla.
Encima hay dos Picos, que son los mas altos: y uno tiene un Torreon, que sirve de Atalaya. Todo el monte es pelado, sin mas que unas hiervas menudas y espinosas, llamadas Toxos, con algunos Pinos hacia Poniente, que tienen cerca de pared , hecha por el dueño. Debajo por la parte  boreal, un Convento de Rereligiosas Benitas , sujetas al Obispo , y despues la Villa de la Guardia : un Castillo , y montes muy grandes por la costa arriba. Al Mediodia y boca del rio hay un barrio de pescadores, que se va haciendo lugar, y parte de la Parroquia Salcidos, que está en la falda de la montaña, se- gun de todo esto me ha informado el Ilmo. Señor Obispo actual, que se sirvió remitirme en el año de 1764. la noticia de los penitentes y devotos egercicios, que vamos à exponer, recomendables por sus particulares circunstancias , y por la aprobacion del Ilmo.

3          Despues que en el si glo XII. se cerraron en Claustros los Ermitaños, que (co mo ya apuntamos) concurrian por verano à ejercicios y colaciones espirituales al referido monte; edificados de aquellos santos egemplos algunos Eclesiasticos y Seglares, que no quisieron se desvaneciesen del todo, empezaron à ejercitar por si parte de lo antiguo, y lo actual, subiendo por el tiempo del Estio à ejercicios de penitencia.

4          Estos se hicieron mas  generales y permanentes por medio de un notable beneficio que mas ha de trescientos años recibió aquella tierra por in intercesión de Sta. Tecla , implorada en aquel Santuario.
Fue el caso, que padeciendo el territorio una extraordinaria y prolongada sequedad de lluvias, acudieron los circunvecinos del referido monte al patrocinio de la Santa, y lograron el beneficio de aguas tan oportunamente, que conocieron todos ser efecto de su intercesion. Dicese que la Santa apareciendo à una Pastorcilla, la aseguró que lograrian lluvias : pero de esto no hay nada escrito.

5          Desde entonces creció y se aseguró el extraordinario culto con que hasta hoy veneran à la Santa, pues interpusieron el sello de hacer por voto el ayuno de pan y agua, que guardan en los dos dias de la subida al monte, asistiendo à la solemne oferta y determinacion el Obispo que era entonces de Tuy, y el R Padre Abad de Oya, diciendo aquel la Misa, y predicando este. No constan los nombres, ni el año determi nado : pero convienen en que se guarda asi mas ha de trecientos años. El modo de los egercicios y penitencia es como se sigue.

6          El Lunes infraoctava de la Asuncion de N. Señora suben al expresado monte de S. Tecla, muy de madrugada, todos los Eclesiasticos, y Se glares, que no están impedi dedos, de las cinco Parroquias de la jurisdicción de la Guardia, (cuyo numero de vecinos se acerca à tres mil) y llevan las Cruces Parroquiales, y Estandartes de todas sus Cofradias. Van precisamente hombres, sin ninguna muger : y cada uno lleva prevencion del pan que ha de comer en el monte, unico alimento en el dia y medio que residen alli.
Muchos suben descalzos : al gunos con otras particulares muestras de penitencia.

 7          En llegando à la altura de la Capilla se confiesan, y reciben à Dios, gastando en estos santos egercicios , y en oir Misas, toda la mañana hasta las once. Entonces empieza la Misa mayor, mas larga que las demás, à causa de que por antiquisima è immemorial costumbre se dicen en cada tercio de ella, diez y siete Oraciones, la del dia, la de S. Tecla, las de los Patronos de las Iglesias, y las restantes del Misal ad diversa por las principales necesidades espirituales y temporales: de suerte que juntando las Oraciones del principio , medio , y fin, de la Misa , consta de 51. y à veces, mas.

8          Acabada esta gran Misa, se forma la Procesion general, levantando los Estandartes de la jurisdicción (que son cerca de quarenta) y las cinco Cruces Parroquiales, en cuya conformidad caminan por el monte , no sin pena, por los altos y bajos, y malos pasos, aun cuidando anticipadamente de suavizar lo mas aspero.
9         Van cantando la Letania de los Santos con un tono irregular, pero devoto, y à cada clausula y Santo de la Letania interponen el nombre de Santa Tecla, añadiendo preces en la lengua materna, como se va à explicar.

10        Empiezan cantando y publicando las Indulgencias que entonces se ganan, y dicen : Indulgencias. Kyrie eleyson. Repite el pueblo : Indulgencias= Christe eleison. Luego inmediatamente : Sancta Maria : Rogai à Deus por nos. Deus ouvid à nos= Kyrie eleison Deus ouvid à nos. Sancta Tecla. Responde el pueblo con las mismas preces de arriba:  Rogai à Deus por nos, Sancta Dei genitrix: Rogai à Deus por nos : y de este modo alternando è interponiendo el nombre de Sancta Tecla con cada Santo, y con las preces de la Letania general, y repitiendo el Pueblo à cada uno, Rogai à Deus por nos. Deus ouvide a nos. Kyrie eleison. Deus ou-vid à nos ; llegan al sitio del Pulpito: donde se predica un largo Sermon de Penitencia, apoyado con pasos de la vida de Sta. Tecla , y exhortando à todos à la observancia de aquel ayuno, y de los demas santos egercicios que alli se guardan.

II         Acabado el Sermon prosigue la Procesion hasta lo mas alto de la montaña, en donde puestos todos de rodillas, entonan los Eclesiasticos los Psalmos Penitenciales, y los Graduados, con sus Letanías, Versiculos, y Oracio nes : y al fin cantan el Veni Creator, y el Evangelio de la Ascensión : con lo que vuelve la Procesion à la Capilla.

12        Entonces, que es entre dos y tres de la tarde, van juntos todos los Eclesiasticos à una pequeña y pobre casa, que hay alli, y à costa del Prior de esta Hermandad se les sirve pan y agua unicamente, sin que jamás se haya oido que tomen otro alimento en publico, ni en secreto. Los Seglares al rededor de la Ca pilla y de sus atrios, toman precisamente otro tal alimento del pan que llevan de sus casas : y esta es la unica vez que comen, no solo en aquel dia, sino en el siguiente por todo el medio dia del Martes, despues de cuya hora baja cada uno à comer à su casa, donde quiere : pero en el expresado dia y medio, que tienen en el Monte, no comen otra vez, ni otra cosa que la dicha. Por la tarde del Lunes prosiguen las Confesiones, y se emplean en lecciones sagradas, pernoctando en la misma montaña.
13        En el Martes por la mañana se hacen tambien Confesiones, y se repite la gran Misa y Procesion como en el dia antecedente con las mismas circunstancias, à excepcion del Sermon, en lugar del qual sube el Prior de la Hermandad al Pulpito: publica Oficios para el año siguiente, corrige abusos, si hay alguno: exhorta à la union y paz entre los hermanos, y si en publico conoce alguna enemistad, hace la reconciliacion.
Este Prior se elige anualmente entre los Eclesiasticos de las cinco Parroquias de la jurisdicción : y hay la particularidad de que estando la Capilla de la Santa en medio del termino de las tales Iglesias, no tiene sugeción à ninguno de los Parrocos , sino precisamente al Prior de la Hermandad que la rige anualmente.

14        Ya digimos que ninguna muger sube al monte en estos dias de la publica Penitenencia : pero muchas observan en sus casas el ayuno referido con particulares devociónes: y lo mismo algunos hombres que no pudieron ir personalmente à la montaña.

15        Esto es en lo que mira à los dias de la Penitencia publica: pero fuera de ellos hay tambien devotas concurrencias à la Capilla de la Santa, en el dia proprio de Sta. Tecla (que es à 23. de Setiembre) y en los Lunes de Navidad, y Pentecostes : en los quales tiene la Hermandad prevenidos Confesores (que tal vez pasan de treinta) dandoles de comer, y quatro reales de limosna. Todos estos Ministros sirven, por el mucho numero de fieles que concurren de uno y otro sexo.

16       Lo mas notable, y digno de que fue imitado en  en todos los Santuarios, es, que ni en estas, ni en otras devotas concurrencias, se oye jamás pandero, sonajas, gayta, bayle, ni cosa de las que suelen desayrar, o profanar, algunas Romerías : verificandose que buscan el sagrado, solo para cosas sagradas , implorando la proteccion de la Santa con espiritu de peniten ia y devocion.

17       Ceda esto en gloria de Dios, y de su amada esposa Protomartir, que lleve adelante los cultos de sus siervos, purificandolos mas y mas, y llenando à todos de bendiciones.
  
P. Henrique Florez. “España Sagrada”.
Tomo XXIII pp. 176 a 181
Regreso al contenido