Carnaval, 1926 - galiciasuroeste

Title
Vaya al Contenido

Carnaval, 1926

Arquivo 2021
Carnaval 25 de febrero de l926
por Teodosio Sesto
 
Teodosio Sesto

Consumatum esh.- El carnaval se ha muerto.-Pero antes de dirigiros la palabra, mis conspicuos y si que también queridísimos oyentes y oyentes, tengo que pediros un ruego o una súplica, y éste ruego y ésta súplica es la de que guardemos tan solo medio minuto de silencio........ Gracias.... este medio minuto de silencio, ha sido consagrado por entero, a una vida que se extingue, a una vida que se va, a la vida del Carnaval, que es nuestra propia vida......
 
     CARNAVALORUM QUIVES.-CARNAVALORUM COVIS.- CARNAVALORUM APRETAVIS.- He aquí los nombres dados al domingo, lunes y martes de Carnaval por nuestros primeros padres los Adanes.
 
      CALABERNIS COQUIS.- que traducido al castellano por un eminente psicólogo alemán, quiere decir arroz con croques.
 
      No creáis mis queridos oyentes que mis palabras vayan a ir adobadas de un tono humorístico, ni siquiera alegre, no; porque en estos momentos de dolor no debemos admitir, ni consentir ostentaciones de júbilo. Cuando el Carnaval se muere con él vamos todos.
 
      Se nos presenta alegre bullanguero y hasta cordial, lo recibimos con tanta alegría como satisfacción, y terminamos por matarle ultrajándole descaradamente.
 
       Vosotros mis queridos boubetas, no sabéis vivirlo, no sabéis sentirlo y esta es la causa principal de vuestros deslices.- Todavía ayer tarde, he presenciado el mayor de los escarnios cometidos con él.- Iba el pobre por una de las calles de nuestro pueblo, iba ya maltrecho, triste, compungido, conociéndosele las huellas del sufrimiento, cuando unas cuantas mujeres, locas, que no pueden calificarse de otra cosa, le llamaron hipócrita, fingido y sandunguero, el pobre levantó la cabeza la cabeza, dio un guiñazo en señal de desagravio a las que lo maltrataban, y siguió su camino; pero ellas no contentas con su primera ofensa ¿Sabéis lo que le llamaron? ¡Asustaros!.... mis queridos oyentes, le llamaron GUARDIA MUNICIPAL Y VIGILANTE DE CONSUMOS. Al oír tal oprobio, tal ofensa, dio dos sacudidas bruscas seguidas de dos convulsiones de dolor desplomándose sobre el pavimento, cuando llegué a su lado ya estaba, rígido, muerto y ahí le tenéis, por vuestras culpas, por vuestras ofensas, por vuestras calumnias. Eso, tan solo eso, es lo que queda del Carnaval, una humilde arenque.
 
     ¡..Ho.!.. mis queridos oyentes, las ansias crecen y las esperanzas menguan.
 
      Sin embargo,  todavía podemos reparar el daño causado, todavía podemos postrarnos ante él arrojándole un caudal de lágrimas en señal de arrepentimiento. Lloradle todos y todas que yo también le lloro.
 
        Basta, basta de llanto, basta de hipocresía... sigamos  nuestra marcha lúgubre con paso lento y firme a dar sepultura al cuerpo de nuestra víctima..Y... mis queridos boubetas hasta el año que viene.. Así sea.
 
Teodosio Sesto

Regreso al contenido